Los concejales del Partido Popular Miguel Navarro y Ana Belén Feria han comparecido esta tarde para hacer una valoración acerca de la liquidación del presupuesto del Ayuntamiento de Montilla correspondiente al ejercicio 2017, señalando que “los datos estables no son achacables a la buena gestión económica del cogobierno, sino más bien como resultado de los criterios y controles obligatorios establecidos por el Ministerio de Hacienda recogidos en diferentes órdenes”.

El portavoz del Grupo Popular ha recordado que “desde nuestro grupo ya advertimos que  el  presupuesto  del  ejercicio  2017  eran  unas  cuentas  poco  ambiciosas  para  la situación en la que se encontraba el Ayuntamiento, económicamente mucho más ventajosa que la del mandato Popular”, de ahí que haya calificado la liquidación de 1,3 millones de euros como “mediocre, plana y fruto de no sacarle el máximo rendimiento a las finanzas municipales, algo que repercute directamente en Montilla y los montillanos”.

Miguel Navarro ha sido contundente al afirmar que “la liquidación del presupuesto no está ligada con la buena gestión del actual cogobierno municipal”, pues “lo verdaderamente meritorio fue revertir la tendencia de liquidaciones negativas para hacerlas  positivas,  como  ocurrió  en  el  pasado  mandato  al  frente  del  PP”.  En  este sentido, los populares han recordado que en 2011 encontraron un ayuntamiento que generaba un déficit anual de 1,2 millones de euros y “cuatro años después dejamos un ayuntamiento con 3,2 millones de euros demostrando así que con trabajo   y   esfuerzo   se   puede   obtener   un   mayor   rendimiento   pese   a   las circunstancias adversas de ese mandato”.

“Sólo tres años después y de nuevo con el PSOE e IU en el gobierno, la tendencia vuelve a ser negativa, pues de aquellos 3,2 millones de euros de 2015 ya sólo quedan 1,3 millones de euros, sin que la ciudad haya sufrido un avance importante ni los servicios municipales hayan sufrido mejoría alguna”, ha añadido.

En este sentido, Navarro ha mostrado su preocupación por encontrar “un alcalde que con muy poco se conforma al valorar como muy positiva su gestión cuando en realidad es que en estos años con muchos más recursos, menos actuaciones se están realizando”.

Para finalizar, el portavoz popular ha reseñado que la deuda que afrontó el Partido Popular en junio de 2011 rondaba los 21 millones de euros dejándola reducida al final de mandato a poco más de 14 millones de euros. La deuda viva a final de 2017 es de 9,2 millones de euros, por lo tanto para los populares la reducción de deuda por parte del cogobierno es bastante inferior a la del mandato anterior, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayor parte ha sido posible gracias al remanente proveniente de la gestión de los populares.

En la misma línea, la concejal popular Ana Belén Feria ha calificado de “pobre” la gestión política realizada por parte del Partido Socialista e Izquierda Unida ”a poco más de un año de acabar esta parodia de mandato, con un equipo de gobierno que quedará como el gobierno de la improvisación y la rectificación”, de ahí que “ya se empiece a hablar en la calle como cuatro años en blanco en el calendario político de Montilla”.

En  su  análisis,  Feria  ha  afirmado  que  “tal  era  la  mala  situación  económica  que atravesaba el ayuntamiento en el año 2011 que por esta circunstancia tanto PSOE e IU respetaron la voluntad de los montillanos, dejando gobernar al Partido Popular como ganador de aquellas elecciones”. “No se dio la misma situación en junio de 2015, cuando tras la gestión de los populares, el ayuntamiento sí presentaba unas cuentas saneadas y un estructura racionalizada y estable, por lo que ahí sí hubo un pacto de perdedores para impedir que el PP siguiera gobernando cuando el trabajo más duro y feo ya estaba hecho”.

Asimismo, ha aprovechado la ocasión Feria para agradecer el trabajo realizado por los Servicios Económicos del Ayuntamiento, matizando que “las decisiones políticas mal tomadas no son responsabilidad de los técnicos ni de los trabajadores del Ayuntamiento sino de los políticos que gobiernan el mismo”.  «Las limitaciones para invertir que tiene nuestro ayuntamiento en la actualidad responden únicamente a la toma de malas decisiones por parte de la responsables política del área económica y sólo el alcalde es el máximo responsable de que no se pueda invertir 1,3 millones de euros que van a ir a parar a los bancos en vez de a los montillanos”, ha añadido.

Publicaciones Similares